Tres  formas de financiamiento cultural que debes de pensar para tu proyecto

April 30, 2018

 

Para comenzar a generar un proyecto cultural lo primero que hay que pensar es en los recursos que se van a necesitar. Uno que es fundamental y en muchos casos el más complicado es el financiero.

 

Existen muchos proyectos que se encuentran estancados simplemente por la falta de planificación económica, es por ello que te recomendamos que tengas en cuenta una estrategia para la financiación de tu proyecto cultural.

 

Prácticamente existen tres fuentes de financiamiento de las actividades artístico-culturales

 

1. Ingresos propios

A través de la venta de  entradas en taquilla de tu evento. Te recomendamos destinar un porcentaje a una cuenta exclusiva de tu proyecto y que te fijes una meta para ahorrar y poder sostener tu proyecto de cualquier imprevisto.

 

2. Recursos públicos

A través de financiamiento directo, becas y fondos de cultura. Para poder obtener esto necesitas estar pendiente de las convocatorias, tener un proyecto bien desarrollado y justificado.

 

Los recursos públicos se dividen a su vez en directos e indirectos.

 

Directos: Corresponde a cualquier apoyo a las actividades culturales prestado por organismos culturales gubernamentales o públicos,  por ejemplo subvenciones, premios, fondos, becas, etcétera, es decir, recursos que se transfieren directamente de los fondos públicos a los beneficiarios.

 

Indirectos: Consiste en medidas adoptadas por las instituciones públicas a favor de organizaciones culturales y que no conllevan la transferencia de dinero.

 

 

3. Recursos privados

Mediante donaciones, mecenazgo, patrocinios, fundaciones o emprendimientos personales. Igualmente, tu proyecto tiene que estar bien fundamentado, tienes que estar dispuesto a una negociación y asegurar que tu propuesta tendrá beneficios para ambas partes.

 

 

Las empresas han optado por apoyar a la esfera artística y cultural desde hace mucho tiempo, utilizando distintos modelos o formatos.

 

 

El mecenazgo, el cual actualmente es casi obsoleto, tuvo su auge en la época del renacimiento, el cual consistía en que los señores con adquisición económica llamados “mecenas”, le pagaban a los artistas para que realizaran sus obras.

 

Según las palabras de Cristian Antoine, doctor en ciencias de la comunicación, lo que actualmente se opta como financiación es el  patrocinio, el cual  se entiende como un apoyo a proyectos por parte de una empresa ya sea económica o por especie.

Generalmente estas empresas suelen estar dentro de la “responsabilidad social” y a cambio reciben deducibles de impuestos. Además de que su marca sea publicada con el objetivo de que se vuelva un recurso de comunicación de una empresa interesada en encontrar una vía que le permita llegar a la mente de sus audiencias con un mensaje más cargado de significados que la simple publicidad como aviso comercial convencional. 

 

En cambio la figura de la donación supone, a diferencia del patrocinio, un traspaso en dinero o bienes a un donatario. Ocurre en el contexto de una organización donante y una persona u organización necesitada que solicita recursos, produciéndose una relación donde “el receptor del donativo podrá realizar unas actuaciones que antes no podía realizar” (Palencia-Lefler, 2007:155).

 

Teniendo un mapa general de las distintas formas de financiamiento para proyectos culturales podrás comenzar a trazar estrategias que te ayuden a cubrir este importante sector.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Sobre el Ocio

June 4, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

July 19, 2020

July 19, 2020

June 9, 2020

June 4, 2020

May 13, 2020

Please reload

Buscar por tags
Please reload

GUÍA PARA
PROYECTOS CULTURALES

También te puede interesar

Please reload