Sobre el Descanso

May 13, 2020

Hace unas semanas, en una videollamada de rutina para pensar juntas qué decisiones tomaríamos para hacer frente a esta cuarentena, nuestra charla tomó un rumbo más personal sobre cómo nos estábamos sintiendo cada una desde su lugar y desde sus circunstancias. 

 

Nos dimos cuenta que varias de las palabras que empleábamos para describir nuestro sentir estaban tomando nuevos rumbos y nuevos significados. Entonces se nos ocurrió este ejercicio: enlistar todas las palabras que nos atraviesan estos días y cada cierto tiempo elegir una al azar para hacer algo (aún-no-sabemos-muy-bien-qué) que nos inspire su significado, su no-significado, su presencia (o su ausencia), su sonido… 

 

La primer palabra seleccionada fue: DESCANSO.

Así que queremos compartir con ustedes el resultado de este ejercicio en donde, cada una reinterpreta lo que el `descanso’ le significa estos días. 

 

Y abrimos la invitación para quien quiera enviarnos su propio “algo” (nosotras pensamos en poemas, reflexiones, fotografías, dibujos, videos, audios, bailes... lo que se les ocurra; cualquier “algo” es más que bienvenido).

 

(PD: Ya las extraño mucho.) 

 

 

 

Daniela:

 

En estos días para mí, descansar es tener un momento a solas conmigo misma. Abrazarme física y mentalmente, agudizar cada uno de mis sentidos y soltar cualquier tipo de pensamiento. Por eso las invito a darse unos minutos para ustedes; prepararse una bebida que les guste, puede ser café, té, vino, mezcal... escoger un espacio de la casa en donde se sientan cómodas, seguras y tranquilas. Cerrar los ojos y respirar profundamente, a su vez sentir cómo entra el aire en sus pulmones, imaginar cómo se hacen grandes y pequeños, cómo está su corazón a un lado latiendo y bombeando sangre por todo su cuerpo, sentir que a pesar de estar quieta por fuera por dentro siempre hay movimiento. Respira, y si te dan ganas de llorar, llora. Respira, y sonríe porque te estás sintiendo. Quédate así, el tiempo que necesites, agradece a tu cuerpo y abrázate. 

 

Ariadna: 

 

El descanso es ese momento ni largo ni corto pero suficiente, en que disfrutas de tu actividad favorita, en este caso un libro. Y aunque no se pueda hacer con tanta frecuencia, en ocasiones, por los deberes del día a día, el trabajo, etc. Cuando decides que debes darte ese tiempo para tu disfrute logras una experiencia única, una experiencia que ansiabas durante todo el día e incluso días, ese momento en que sólo existes tú y tus pensamientos. Ese instante de creatividad, de amor, de consentirte y por supuesto, de escucharte. Es muy probable que con esta vida tan ajetreada nos olvidemos un poco de nosotras, pero por eso es importante dedicarnos instantes a nosotras mismas. Leer tu novela favorita puede ser ese momento que tanto estabas esperando, en donde el libro te lleva a desaparecer del aquí y ahora para transportarte al siglo XIX con Catherine y Heathcliff en Cumbres Borrascosas, o a 1929 con Virginia Woolf y su habitación propia o quizá a 1984 con tu “gran hermano” … en fin. Tantos lugares a los que podemos viajar, épocas en las que podemos “vivir”, personas a las que podemos conocer e infinidad de relatos que nos harán sentir en un verdadero descanso. 

 

 

Claudia:

 

En esta casa no hay descanso.

 

De cuando pasaba mis días soñando con las playas de Alicante,

las plantas de mis pies se enraizaron aún más.

Descalza, desnuda, aparecida; como un fantasma. Una pequeña neblina.

 

En esta casa no se permite descansar; las células se mueven y se reproducen sin control aparente,  se mueven tan rápido que la piel de mis pómulos se escama. 

¿De cuándo acá una célula cree que puede convertirse en montaña? 

-“Es el estrés”, me dice una doctora.

-“Es el estrés” asegura la célula madre.

 

Ojalá los pajaritos que viven en los árboles de la avenida sigan con su rutina. Con ventanas por si acaso, quieren escapar.

 

Mientras, las hojas de esta casa se riegan igual, con jamaica y anís estrella. 

Con largas y pausadas respiraciones, como para ver si se puede invocar al mar.

Con movimientos suaves, circulares; como para cuidar que no se disloque la caja torácica.

 

Da igual, porque de todas formas, en esta casa que es mi cuerpo no se descansa nunca.

 

Collage: @audreygatewood

 

 

Andrea:

 

Despacio,

en un lugar que nunca alcanzo

cuando miro, vacío está el vaso

¿qué necesito?

¿cuándo tomo un descanso?

tener los pies estirados

mirando hacia el espacio

despacio… imagino el pasto

acariciándome las manos

no hay prisa, porque no hay pasos

No hay pasos, porque

cuando descanso, sólo yo basto

no avanzo, a la calma me lanzo

despacio, en su cálido regazo

cuando se acerca el verano

tan extraño imaginarlo cuando

parece que no avanza el año

Con el tiempo pausado

ay que lento….

que despacio descanso

 

 

Esto fue lo que surgió de cada una nosotras, ¿para ustedes qué es el descanso en estos días? 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Sobre el Ocio

June 4, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes

July 19, 2020

July 19, 2020

June 9, 2020

June 4, 2020

May 13, 2020

Please reload

Buscar por tags
Please reload

GUÍA PARA
PROYECTOS CULTURALES

También te puede interesar

Please reload